2020

5

MUJERES

 

ARGENTINA DEBE APLANAR LA CURVA DE LAS #CONSECUENCIAS

Cuando el burócrata de turno retrasa o niega un tratamiento, somos las personas las que pagamos las consecuencias. Cuando el Estado, la Obra Social o la Prepaga demoran o buscan excusas para no cubrir medicamentos o estudios clínicos, es a nuestros hijos, a nuestros padres y madres, a nuestros cónyuges o a nosotras a quienes nos operan, nos internan o nos hacen querer dejar de vivir. Cuando se justifican tirando la pelota para otro lado, cuando la culpa es siempre de otro que nunca aparece o cuando nadie es responsable, es a nuestras familias a las que impactan con crueldad. Cuando el Estado no cumple su obligación de hacer cumplir las leyes (o no se hace cargo de su rol rector y garante del sistema de salud tanto del sector público como del privado), es cuando las personas llegan a nuestras organizaciones en busca de ayuda, desesperadas, con comorbilidades irreversibles y evitables, descreídas del sistema, dispuestas a abandonarse. Nosotras conocemos de primera mano las consecuencias. Cuando se elige la economía por sobre la salud, las personas somos los costos directos e indirectos, los daños colaterales, las que pagamos las consecuencias con nuestros cuerpos y nuestras vidas. La discapacidad, el dolor crónico, el avance de la enfermedad, el daño irreversible y el riesgo de vida, con todo esto lidiamos cada día. Y, como en Fuenteovejuna, la culpa no es de nadie. Es hora de hablar de las #consecuencias.

#CONSECUENCIAS
 
Las sombras de las personas

VIDEOS

 

10 PROPUESTAS PARA MEJORAR EL SISTEMA DE SALUD ARGENTINO

El acceso a los servicios de salud está con graves falencias, y eso, ocasiona graves #consecuencias en las personas. Proponemos encontrar soluciones, con un diálogo colaborativo entre grupos de pacientes y los Gobiernos. No es solamente una responsabilidad de un Gobierno (pasado o actual). Hay responsabilidades compartidas en todo el sistema de salud (Estado, Obras Sociales, Medicina Prepaga y Seguros de Salud).

 

En representación de millones de pacientes, estas son nuestras propuestas:

  1. ACCESO:  Según las normas vigentes, que a todas las personas que vivan con una enfermedad, sin importar su condición social, cobertura de salud, ni el lugar del país donde vivan, se les asegure el acceso continuo, completo y permanente a los medicamentos, insumos y tratamientos que necesitan para el adecuado control y cuidado de su enfermedad.

  2. FORTALECIMIENTO: Tenemos un sistema de salud fragmentado, entendiendo esto no sólo como la participación de muchos actores, sino como la disolución de responsabilidades. Debemos fortalecer los organismos de regulación y contralor para garantizar que las prestaciones se brinden a la población.

  3. RESPETO A LOS DERECHOS: Que se cumplan y se hagan cumplir las leyes que ya existen, y que fueron discutidas, escritas y promulgadas. No queremos judicializar la salud, queremos que se cumpla y respete el derecho al cuidado de la salud y la vida.

  4. SUSTENTABILIDAD: En materia de salud, el tiempo es siempre escaso, al igual que los recursos. La situación por la que estamos atravesando ha enfatizado y evidenciado las falencias históricas del sistema de salud que involucra tanto al sector público como al privado de todo el país. Por ello proponemos al Ministerio de Salud de la Nación y demás organismos nacionales, provinciales y municipales, un diálogo constructivo y participativo con la sociedad civil en los procesos de toma de decisiones, para lograr así  un modelo de salud sustentable en el largo plazo.

  5. PARTICIPACION: Tomar la decisión política de abrir el diálogo sumando a la sociedad civil en la planificación de estrategias y en la toma de decisiones, para lograr mayor eficiencia, equidad y calidad en salud. La sociedad civil debe formar parte de las mesas de toma de decisiones de corto y largo plazo. Un cambio para lograr una salud más equitativa. La experiencia del paciente y sus familiares son un aporte importante para la innovación y mejora del sistema de salud.

  6. DESBUROCRATIZACION: Debemos agilizar la burocracia administrativa existente que impide la construcción de una política pública de medicamentos efectiva y transparente. No son necesarias nuevas estructuras, comisiones, o nuevos programas. Debemos hacer que funcionen correctamente los ya existentes, gestionándolos con idoneidad.

  7. BUENAS PRACTICAS: Debemos adoptar las buenas prácticas que el mundo ha desarrollado como los listados de medicinas esenciales y de calidad que deben estar disponibles en todo momento y a precios que cada país pueda afrontar. Mantener listas actualizadas de los principales medicamentos que necesita un país, es crucial para lograr el objetivo de salud para todos de forma sostenible.

  8. TRANSPARENCIA Y RENDICION DE CUENTAS: Al estar la sociedad civil involucrada en las decisiones, se consolidan los mecanismos de rendición de cuentas, y se legitima la priorización de los recursos cada vez más finitos. Deben Implementarse mecanismos que transparenten la gestión. 

  9. COBERTURA EFECTIVA: Para los pacientes no sólo resulta altamente necesario acceder a los medicamentos para tratar su enfermedad sino que también necesitan recibir en tiempo y forma los medicamentos “de soporte” para mantenerlos libres de enfermedad, controlar sus síntomas y contrarrestar efectos no deseados del tratamiento de base a largo plazo. Por lo tanto, los medicamentos “de soporte” deben ser incluidos en la cobertura de los programas, ya que, estas poblaciones deben sostener el cuidado de la salud durante toda su vida. La falta de una cobertura efectiva de estos medicamentos, además de ocasionar la interrupción de los tratamientos -que en algunos casos lleva a la muerte-, suma dificultades a su ya presente estado de vulnerabilidad y los empobrece, alterando sustancialmente su calidad de vida.

  10. POLITICA DE ESTADO: Enfatizar que en salud, las decisiones deben ser a tiempo. No hacerlo genera consecuencias  severas que van desde el riesgo de vida, a la discapacidad, al empeoramiento de la salud, a la depresión y hasta el suicidio. Algunas consecuencias no son prevenibles, sin embargo su gran mayoría son evitables en tanto sean parte de una política de Estado.

 

PRENSA

 

© 2020 by CONSECUENCIAS. Proudly created with Ketchum Argentina